7 razones por las que no querrás llevar pantalones este invierno

7 razones por las que no querrás llevar pantalones este invierno
9 Diciembre, 2016 Rosa Perpinyà
Rosa Perpinyà
In La Colometa BLOG

1# La versatilidad del invierno

El 22 de diciembre es el día marcado de forma oficial para empezar el “Invierno” pero lo cierto es que hace unos días que nadie usa este término (en la zona donde estamos, hace días que ya tenemos el frío instalado).

Así que con la bajado de temperaturas, lo más habitual es usar pantalones. Pero hay vida más allá de ellos; en concreto, toda la que puede traer un vestido, una falda o incluso falda-pantalón.

 

2# Recrearse en colores del invierno

Bien es cierto que el negro está indiscutiblemente asociado al frío. Pero el invierno y las fiestas de diciembre también se tiñen del imbatible rojo, burdeos, azul oscuro e incluso verde.

3# La perfección de una camisa y una falda

Sí, camisas y minifaldas hay millones en el mundo, cada una con un patrón y colores diferentes. Pero cuando se encuentra LA camisa (o jersey) y LA falda (así, con mayúsculas), inmediatamente se siente algo especial que, probablemente, sea de todo menos pasajero. Están condenadas a vivir en el armario tanto como los materiales lo permitan.

4# La perfección (nocturna) de una camisa y una falda

Porque si esas piezas estaban destinadas a vivir hasta el fin de los tiempos en el armario, no es solamente porque puedan disfrutarse de día: es porque su perfección y versatilidad les permite pasearse por una oficina o por una fiesta sin ningún atisbo de timidez simplemente cambiando los accesorios.

5# Jugar con los opuestos

Si se piensa en un atuendo clásicamente femenino, lo primero que vendrá a la mente son vestidos y faldas; inevitable tras años de costumbres. Y lejos de ser algo negativo, el ser consciente puede suponer uno de los mayores placeres estéticos que hay, casi al mismo nivel que jugar con los distintos estilos. Porque, efectivamente, una falda de tubo drapeada ajustada es el epítome del sexy.

6# Dejar que los detalles hablen

Hay piezas que, por distintos motivos, han alcanzado la categoría de iconos y básicos al mismo tiempo y, si se hiciese una encuesta rápida, el little black dress estaría en un alto porcentaje de las respuestas. Versátil, útil, imbatible; el recurso perfecto para mil y una situaciones… Pero con el riesgo de pecar de olvidable y anodino. Sin embargo, la inclusión de pequeños detalles brilla en todo su esplendor para hacer del vestido uno de esos que roban el corazón.

7# Simplificar, simplificar, simplificar

Con los vestidos, el motivo de esa acción es más que obvio: solamente hay una pieza que llevar, de modo que la combinación con otras queda descartada casi en un 98% de las ocasiones. Pero con las faldas y camisas sucede lo mismo, siempre y cuando el tono elegido sea el mismo y el efecto que se produzca sea el de imitar a los enterizos. La cuestión es que no importa que sean lisos o estampados, sino que en la mayoría de los looks, los complementos pueden reducirse al mínimo para maximizar el impacto, el tiempo y la comodidad a la hora de salir. Así, ¿quién puede querer unos pantalones?

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*